Murió internado en un neuropsiquiátrico y descubrieron que fue asesinado

Ocurrió en La Plata; la víctima tenía 68 años y cuando lo velaban observaron que tenía en el cuello marcas típicas de ahorcamiento; a la familia le habían dado un certificado de defunción que certificaba que el deceso había sido por "causas naturales"

Los familiares de un hombre de 68 años al que le descubrieron marcas de ahorcamiento en el cuello mientras lo velaban en una cochería de La Plata, creyendo que había muerto por causas naturales, pidieron hoy "saber la verdad" de lo sucedido y que "se haga justicia".

"No tenemos ninguna novedad luego de que se confirmara lo de la autopsia. No nos informaron nada nuevo, pero queremos saber la verdad", le dijo a la agencia de noticias, hermana de Héctor González, el hombre fallecido, al referirse a los resultados preliminares de la autopsia que indican que el hombre murió por "asfixia mecánica", es decir, ahorcado.

El hecho sucedió el viernes pasado en La Plata, cuando González murió en la clínica neuropsiquiátrica Santa Teresa de Ávila, situada en la calle 61, entre 1 y 2, de la capital bonaerense, donde estaba internado. Hacía cinco años que el paciente estaba internado.

Los responsables del establecimiento fueron quienes dieron aviso a la familia sobre el fallecimiento y explicaron que "lo habían encontrado muerto en un baño", sostuvo la hermana de la víctima.

Fue así que el cuerpo fue entregado a la familia con un certificado médico "por muerte natural" y se organizó un velatorio para despedirlo en la cochería situada en la calle 12, entre 68 y 69, de la capital bonaerense.

La familia de la víctima fue a la seccional policial más cercana radicó la denuncia. Tras la intervención de los efectivos de la zona se dio aviso a la fiscal de La Plata Betina Lacki, funcionaria que dispuso el traslado del cuerpo a la morgue para que se practique una autopsia.

"Estamos tratando de determinar qué pasó y cómo pasó", sostuvo a LA NACION una fuente de la investigación.

Según surge de los resultados preliminares de la necropsia, González murió por "asfixia mecánica", agregaron los informantes consultados.

"Mi hermana fue a abrirle la camisa porque la tenía toda cerrada y ahí descubrió una marca en el cuello", relató Gladys González

"Fuimos a hablar con la policía, porque ocultaron lo que pasó. Vinieron dos médicas al velatorio y dijeron que ellas no habían visto las marcas; una era su psiquiatra", agregó la hermana de la víctima.

Sobre lo sucedido, la mujer agregó: "No sabemos nada, no sabemos quién firmó el certificado de defunción de mi hermano, todavía nadie de la Justicia se comunicó con nosotros, pero sí entendemos que los de la clínica están al tanto porque, además de la autopsia, fueron a hacer peritajes al lugar".

La hermana de la víctima sostuvo que no tiene "ninguna hipótesis" sobre lo sucedido, aunque exige saber qué pasó.

"Queremos saber la verdad y que se haga justicia. Él estaba bien ahí, no sabemos qué pudo haber pasado", se lamentó González.

En la misma línea, Gisela, sobrina del hombre de 68 años, afirmó: "No imaginamos este desenlace porque él estaba bien de salud, de buen humor. Los mismos médicos de ahí dijeron que hacía un mes que él estaba tranquilo, que estaba bien. Incluso sabíamos que estaba en pareja con una compañera de la clínica".

La Justicia deberá ahora determinar las circunstancias precisas de la muerte del hombre y si existió una cadena de encubrimiento, ya que en el certificado de defunción se hizo constar la muerte como "no traumática", explicaron fuentes de la investigación

Más de REGIÓN CAPITAL