Asesinato del arquitecto: el testimonio de la madre complicó al hijo

A diez días del asesinato del arquitecto Guillermo Bertolotti (62), ocurrido en su casa del barrio La Loma (La Plata), su esposa Nancy Santoro (61), quien resultó con graves heridas por el ataque, pudo dar su testimonio en la fiscalía. Dijo que "no vio a nadie más" esa noche y que en el lugar "sólo estaban mi marido y mi hijo".

A diez días del asesinato del arquitecto Guillermo Bertolotti (62), ocurrido en su casa del barrio La Loma (La Plata), su esposa Nancy Santoro (61), quien resultó con graves heridas por el ataque, pudo dar su testimonio en la fiscalía. Dijo que "no vio a nadie más" esa noche y que en el lugar "sólo estaban mi marido y mi hijo".

El domingo 1° de marzo, en una vivienda de 29 entre 40 y 41 de La Plata, la pareja fue atacada a balazos. Bertolotti recibió seis disparos y la mujer, otros cinco.

El hombre murió a la mañana siguiente en el hospital San Martín. En el lugar estaba también Ignacio "Nacho" Bertolotti (28), quien dijo a los policías que habían entrado ladrones por el fondo de la propiedad para asaltarlos. Esa versión fue descartada y el joven quedó preso, acusado del parricidio.

Santoro estuvo varios días internada y los médicos recomendaron que no fuera interrogada por la Justicia. Superado el estado crítico, el fiscal Juan Menucci obtuvo su testimonio. El relato complicó la situación del único detenido e imputado por el homicidio porque no ubicó en la escena a otra persona.

Sin embargo, continúa como un enorme misterio el móvil del asesinato. Los investigadores no encuentran un motivo firme para semejante determinado.

Familiares y amigos que pasaron por la fiscalía coincidieron en que no había conflictos en el grupo familiar. Tampoco -al parecer- alguna situación crítica en las relaciones de Bertolotti hijo, quien vive en Villa del Plata (partido de Ensenada) y es empleado de un laboratorio.

El expediente tiene pruebas para soportar la acusación contra el joven. En la casa secuestraron una pistola Taurus 9 milímetros que se usó para disparar al matrimonio. También casquillos y un proyecto rescatado por los peritos en el cuerpo de Bertolotti que son compatibles con esa pistola.

En el auto de Ignacio, estacionado frente a la vereda de la propiedad, estaba la caja para guardar el arma. Además, el dermotest determinó que el sospechoso tenía restos de pólvora en las dos manos y en una prenda que llevó esa noche.

Hay otro dato en la causa que es clave: la víctima le contó a una policía que llegó en la emergencia que "fue mi hijo" el que disparó. Ocurrió mientras le practicaba RCP previo a la llegada de la ambulancia del SAME. Esa oficial de la Bonaerense declaró bajo juramento en la fiscalía y ratificó su afirmación.

Con esos elementos, el juez de Garantías, Guillermo Atencio dispuso su detención por el delito de "homicidio agravado por el vínculo y tentativa de homicidio agravado".

Más de POLICIALES